Qué es la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una enfermedad respiratoria crónica caracterizada por la inflamación crónica de los bronquios y la disminución de la capacidad pulmonar, lo que provoca dificultad para respirar (disnea), especialmente durante el esfuerzo.

Inflamación de las vías respiratorias

Las personas con EPOC tienen inflamación de las vías respiratorias, los bronquios y el tejido pulmonar en particular. Esta inflamación conduce a un estrechamiento de las vías respiratorias, impidiendo el paso del aire. Dependiendo de la etapa de la enfermedad, los alvéolos pulmonares finalmente se destruyen: esto se denomina enfisema pulmonar (o enfisema). El enfisema se define, por tanto, por la destrucción de los alvéolos pulmonares y la desaparición del intercambio gaseoso que normalmente se produce en ellos, con la consiguiente reducción de la capacidad pulmonar del paciente.

Según la Organización Mundial de la Salud, la EPOC es la tercera causa de muerte en el mundo, después de la cardiopatía isquémica y el accidente cerebrovascular.

 

En todo el mundo 210 millones de personas

Afecta al 10% de la población de 40-60 años

Síntomas de la EPOC

El síntoma principal de la EPOC es la dificultad para respirar (disnea) durante el esfuerzo, seguida de tos crónica y producción de esputo.

Estos síntomas inespecíficos de la EPOC se asemejan a los de la bronquitis crónica y, a menudo, se pasan por alto, lo que conduce a un diagnóstico tardío de la enfermedad.

Los episodios agudos de exacerbación y empeoramiento prolongado de los síntomas, como dificultad para respirar (incluso en reposo), aumento de la tos con o sin esputo, pueden ocurrir debido a una infección de las vías respiratorias inferiores (pulmones) y son más comunes en las etapas avanzadas de la enfermedad.

La EPOC a veces se diagnostica durante una de estas exacerbaciones. El empeoramiento de la condición puede conducir a insuficiencia respiratoria en etapas avanzadas.

 

El síntoma principal: dificultad para respirar al hacer ejercicio.

Otros factores pueden aumentar el riesgo de EPOC o contribuir a su empeoramiento

  • la exposición al polvo y/o productos químicos, principalmente relacionada con determinadas actividades profesionales, es responsable del 15% de los casos de EPOC
  • fumador pasivo
  • las infecciones frecuentes del tracto respiratorio inferior en la infancia pueden ser responsables de la aparición de EPOC en la edad adulta
  • la contaminación del aire se considera un factor agravante importante, lo que aumenta el riesgo de episodios de exacerbación
  • como en toda enfermedad multifactorial, también hay un componente genético: un estudio británico demostró que los fumadores que tienen en su círculo familiar una persona que desarrolló un caso grave de EPOC antes de los 55 años, tienen tres veces más probabilidades de desarrollar obstrucción de las vías respiratorias que los fumadores sin antecedentes familiares. Este estudio sugiere que los factores genéticos que interactúan con el consumo de tabaco influyen en la aparición de la enfermedad.
  • la mayoría de las veces, la EPOC provoca una disminución de la actividad física y una reducción de la tolerancia al ejercicio. Esta disminución de la actividad es un factor agravante de la enfermedad, provocando el conocido fenómeno de la espiral de desacondicionamiento

 

El 80% de los casos de EPOC son atribuibles al tabaquismo (activo o pasivo)