Manejo de la EPOC

La gestión apunta cada vez más a la calidad de vida y la independencia de las personas afectadas.
 

El manejo de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) consiste en reducir los síntomas y enlentecer la progresión de la enfermedad, además de reducir las hospitalizaciones y exacerbaciones de la afección. La EPOC no tiene cura y el manejo se dirige cada vez más a la calidad de vida y la independencia de las personas afectadas.

Diferentes formas de manejar la EPOC

La estrategia de manejo es controlar los síntomas, reducir la frecuencia y la gravedad de las exacerbaciones y reducir el riesgo de hospitalización. Ante la fase de insuficiencia respiratoria, el manejo terapéutico se basa en los siguientes ejes:
 
  • Dejar de fumar
    Dejar de fumar es el primer factor para prevenir la progresión de la enfermedad.

  • Actividad física
    Desarrollo de actividad física y control de peso.

  • Vacunarse
    Vacunación contra la gripe, el covid y el neumococo para prevenir infecciones pulmonares.

  • Rehabilitación respiratoria
    está indicado en algunas condiciones

  • Broncodilatadores y oxigenoterapia ayudan a reducir los síntomas de la EPOC

Más sobre rehabilitación respiratoria

Está indicado en casos de disnea (sensación de falta de aire) o cuando la persona presenta disminución de las actividades diarias e intolerancia al ejercicio. En estas condiciones, la rehabilitación respiratoria aporta muchos beneficios: mejora la calidad de vida, aportando mayor tolerancia al esfuerzo, reduce la disnea, la ansiedad e incluso la depresión asociada a la EPOC, además de reducir el número de hospitalizaciones.

La rehabilitación respiratoria se basa en la atención integral por parte de un equipo multidisciplinario. Se organizan series de 12 a 20 sesiones que incluyen actividad física (entrenamiento con pesas, ejercicios de estrés), fisioterapia respiratoria y educación terapéutica.

 

La rehabilitación respiratoria conlleva muchos beneficios

Cuando la EPOC progresa a insuficiencia respiratoria crónica…

Cuando la EPOC progresa a insuficiencia respiratoria crónica y constituye una situación incapacitante para la persona, el médico puede prescribir oxigenoterapia domiciliaria de larga duración. En esta etapa avanzada, el enfisema en los pulmones conduce a verdaderos problemas de oxigenación de la sangre. Al no poder garantizar el intercambio de gases con el aire inspirado, los alvéolos ya no permiten el suministro de oxígeno al cuerpo (hipoxemia).

El tratamiento de oxigenoterapia a largo plazo puede ayudar a mantener los niveles normales de oxígeno en la sangre mediante la administración de aire enriquecido con O2 desde botellas de oxígeno puro o concentradores de oxígeno.

La EPOC implica una atención multidisciplinar integral y requiere la coordinación de diferentes profesionales sanitarios, así como de los sectores social y médico-social.